Todo acerca de la aromaterapia

¿Puede la aromaterapia ayudar en la cura de algunas enfermedades? ¿Tiene algún efecto beneficioso para determinadas dolencias? ¿O es simplemente una forma de negocio más?

La aromaterapia como medicina complementaria

Sin duda, la aromaterapia es una medicina complementaria que usa principalmente aceites de origen vegetal para ayudar en algunas dolencias.

Estos aceites se extraen mediante procesos de destilación al vapor y suelen usarse para dar masajes, para dar un aroma especial a determinados ambientes y, también, se puede combinar con tratamientos de medicina oficial.

¿Cómo puede la aromaterapia beneficiarnos?

Principalmente, la aromaterapia, actúa sobre el sentido del olfato y mediante la absorción al torrente sanguíneo. Es por eso que desde hace muchísimos años esta práctica se utiliza para el masaje y el baño principalmente.

Es una práctica que ayuda a liberar sustancias químicas en nuestro cuerpo, conllevando al estímulo de las emociones. Por ejemplo, cuando olemos a incienso podemos pensar en la semana santa.

¿Quién descubrió los efectos beneficiosos de la aromaterapia?

Esta es una práctica muy utilizada por civilizaciones antiguas, pero la aromaterapia que conocemos hoy fue gracias al químico francés René-Maurice Gattefossé.

Inició las investigaciones del poder curativo de los aceites esenciales tras sufrir una quemadura severa. Y también publicó en 1937 el primer tratado de la materia: «La aromaterapia de Gattefossé»

¿Puede curar enfermedades realmente?

Tal vez no sea el remedio definitivo, pero se sabe que es muy beneficioso para problemas digestivos, para enfermedades relacionadas con el estrés y algunos problemas de piel, entre otros.

Es improbable que la aromaterapia cure enfermedades graves, por lo que es recomendable que no se sustituya esta práctica por la medicina convencional.

Qué aceites esenciales son los más comunes

  • Aceites esenciales relajantes son la lavanda, la manzanilla, el jazmín, incienso y mirra (la inhalación excesiva puede causar dolores de cabeza).
  • Aceites esenciales revitalizantes: limón, semilla de pomelo, canela, enebro (también tiene propiedades antisépticas), vainilla, geranio…
  • Aceites esenciales estimulantes: menta, eucalipto, etc.
  • Aceites esenciales antisépticos: el aceite de árbol de té es el más famoso.

Mostrando todos los resultados 30