¿Qué importancia tienen las estrategias de aprendizaje?

En el post "estrategias de aprendizaje con formación interactiva" presentamos una imagen de un lector leyendo en plena Naturaleza

En el presente artículo hablaremos de la relación que tiene la eficiencia mental con las estrategias de aprendizaje. Algo importante para estar motivado y aprender las lecciones de la forma más eficiente.

Se comprende la dificultad que conlleva tener que estudiar algo que no nos gusta, pero si queremos graduarnos o sacarnos un título en concreto tenemos que comprometernos al máximo.

Coger el hábito de estudio y que nos cueste «poco» afrontar el objetivo es lo ideal para cualquier persona. Pero es una responsabilidad que se puede convertir en una tarea perezosa si no somos determinantes.

La dificultad y el aburrimiento se pueden aliar para que las jornadas de formación sean interminables e ineficaces, y eso hace que ni avancemos ni produzcamos.

No tengo idea del por qué, una materia tan importante no forma parte de nuestras vidas desde la más temprana edad escolar. Me refiero al método de estudio.

Son varios estudios, los que afirman una mayor regularidad del fracaso escolar en niños inteligentes. Y son muchos los motivos que corroboran tales resultados, tan lamentables por cierto.

Hay que ser consciente de que cada persona se adecua mejor a una estrategia en concreto, y es crucial para nuestra vida (académica y personal) que nos enseñen el camino que mejor se adecua a nuestras posibilidades ¿no creen?

Saber cómo empezar a estudiar te conduce a la estrategia de aprendizaje ideal

Todos y cada uno de nosotros estamos dotados con una «programación natural independiente», lo que conlleva, que unos se defiendan mejor que otros en las diferentes materias.

Como decimos, la forma de aprender es diferente para cada individuo, por eso, más adelante haremos mención a algunas estrategias de aprendizaje para enseñar la que mejor se puede adaptar a tí.

Antes de nada, debemos quitarnos la idea de que estudiar es aburrido ¿Cómo se puede conseguir? Ni más ni menos, haciendo que la jornada sea  más interactiva.

Después, independientemente de que tu forma de estudio ideal sea una u otra, creo que es adecuado hacer siempre tres lecturas de la materia:

  • Una primera sin detenimiento para el análisis
  • Otra para analizar lo que no entendemos
  • La última lectura, que sea para enfocarnos en las palabras claves.

Tras haber hecho las tres lecturas, los conceptos importantes podemos complementarlos con resúmenes, imágenes, palabras clave, vídeos o grabaciones de voz, etc.

Mientras hacemos nuestra unidad didáctica personal aprendemos, y sin duda rendimos tributo al poder de la simplicidad y la eficacia, un arsenal potencial para el desarrollo de cualquier cuestión. 

10 Estrategias de aprendizaje. Algunas de ellas infalibles «para ti»

A continuación presentamos algunas de las estrategias más efectivas que hay para aprender.

1. Memorización

Las estrategias de aprendizaje por memorización son efectivas para contenidos cortos o breves. La repetición del contenido en forma de música y ritmo puede ayudar para esta estrategia.

2. Asociación

Las estrategias de aprendizaje por asociación nos ayudan sobre todo con contenidos nuevos y complejos, porque podemos vincularlos mentalmente a otros contenidos más conocidos.

3. Composición de mapas

Esta estrategia se vale de ilustraciones que son idóneas para aprender de forma visual. Aparte de que puedes ver los diferentes niveles de complejidad de la materia, puedes simplificar de una manera espectacular todo el contenido.

4. Práctica

Aprender haciendo las prácticas correspondientes. Por ejemplo, para aprender las notas musicales puedes hacerlo mientras tocas la guitarra.

5. Cooperación

La colaboración en esta estrategia juega un papel fundamental, porque significa que dos o más personas comentan e interactúan para sacar conclusiones y despejar las dudas.

6. Competencia

Esta estrategia de aprendizaje no funciona para todas las personas igual, funciona mejor con las personas de espíritu competitivo, que se motivan cuando sienten la presión de tener que ganar a «algún contrincante».

7. Instrucciones

Aprender mientras sigues unas instrucciones puede ser muy divertido si lo interpretas como un puzzle que debes hacer. Además, hoy en día es una tarea más común de lo que pensamos, puesto que debemos seguir instrucciones para configurar todo tipo de aparatos electrónicos.

8. Revisión

La revisión es una estrategia de aprendizaje muy efectiva. Porque, si por ejemplo, estudias una asignatura revisando exámenes hechos y corregidos, puedes sacar conclusiones más certeras sobre lo que está bien y está mal.

9. Ensayo

Desarrollar textos sobre lo que debes estudiar es una estrategia idónea si eres afín a la escritura y filosofía.

10. Organización

Esta estrategia es ideal para estudiar el contenido según el orden que creas más efectivo. Por ejemplo, puedes empezar a estudiar lo más fácil de la materia hasta terminar por lo más difícil.

Conclusión

Cuando me refiero a las mejores estrategias de aprendizaje, lo hago desde el punto de vista más genérico posible. Porque defiendo, que cada jornada de estudio la debe interpretar y modelar cada persona «a su imagen y semejanza».

Practicar y controlar las técnicas de estudio que mejor se adecuan a tus formas, es sacar el máximo partido a cualquier idea o concepto. Y eso a fin de cuentas conduce a la eficiencia mental.

Debe ser una forma de aprender activa, para evitar que la desmotivación, la falta de objetivos y el desinterés sean las palabras claves que definan a tu estrategia de aprendizaje ideal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *