¿Por qué no llegamos a fin de mes económicamente?

Por qué no llegamos a fin de mes económicamente es un post del blog  autoayudat.com que muestra una imagen de "alguien consumido por la tecnología"

Muchas veces esperamos a que pase el tiempo mientras vemos que no llegamos a fin de mes económicamente… y seguimos sin hacer nada. Como si el hecho de alcanzar la prosperidad de forma eficiente dependiera de la «cuestión de suerte». 

Cuando la situación económica de cada un@ no es la más atractiva debemos parar y reflexionar para preguntarnos qué es lo que no encaja y por qué.

Si no encontramos el trabajo ideal o no ganamos un salario digno que nos permita vivir cómodamente ¡no podemos quedarnos ahí pasmados! tenemos que luchar e investigar el camino que mejor se adecue a nuestras necesidades. 

Porque dejar pasar el tiempo y esperar a que se presente «la oportunidad ideal»… es un error fatal. Puede ser desesperante y lo más seguro es que «esa oportunidad» nunca llegue. Y si llega, «esa espera» nos habrá podido absorber la energía positiva determinantemente conllevando a que la  frustración forme parte de nuestra vida. 

Si queremos llegar a fin de mes económicamente y que la estabilidad plena juegue a nuestro favor no podemos «esperar», debemos luchar por lo que nos gusta y apasiona para obtener gratos resultados.

Debemos ser austeros, y si un groso montante de nuestra economía se va por donde no debe… debemos tomar cartas en el asunto.

No podremos viajar ni salir de fiesta cada vez que se presente la oportunidad, ni podremos ir de compras cada vez que se nos antoje. Hay que marcarse unas pautas bien definidas y optar por las actividades más económicas.

No podemos ser dominados por los impulsos negativos ni por los malos hábitos porque lo único que podemos conseguir es empeorar la situación.

En Mi Caso Personal

Tuve que tomar medidas drásticas para estabilizarme en todos los sentidos y aunque es cierto que no dispongo aún de una cuenta bancaria sólida económicamente hablando, si dispongo de una iniciativa contundente para alcanzar mis objetivos. Pago mis deudas, invierto en lo que creo que puede funcionar, no paro de formarme y de crear proyectos…

Aún no estoy obteniendo los resultados que anhelo pero estoy luchando por ellos. No quiero ser una persona conformista, quiero marcarme unas pautas constructivas y hacer mi propia vida. No quiero formar parte de la vida ideal de terceras personas porque quiero ser el protagonista de mi vida ideal.

Normalmente suelen haber dos tipos de personas, las conformistas y las inconformistas, y de nosotros depende el tipo de personas que queramos ser.

Dejémonos llevar por lo que nos gusta de verdad y fijémonos unos objetivos. Luchemos por ellos y obtendremos unos resultados increíbles. No olvidemos que la constancia, el esfuerzo, la humildad y las ganas de vivir serán determinantes para gozar de una vida plena. Y cuando menos nos lo esperemos esa frase que tanto nos angustia («no llegamos a fin de mes económicamente») formará parte del pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *