¿Qué es el efecto dominó y cómo se crea para bien?
Hombre creando efecto dominó con sus fichas.

El efecto dominó puede definirse básicamente como las consecuencias que trae un hecho, una toma de decisión o un suceso realizado por una persona. Con lo que se generarán nuevos sucesos de forma encadenada (positivos o negativos) siempre que se diga o haga algo.

Como es obvio, el nombre del efecto proviene de las fichas del juego conocido como dominó. Que puestas en forma de hilera caerán una detrás de la otra.

Cabe destacar que dependiendo de la importancia de algunos hechos o comentarios así serán los sucesos que preceden (más o menos relevantes). Por lo que el efecto dominó tiene un gran impacto en el mundo.

Es así porque abarca todo lo que sucede en una persona y hasta en un país (el sistema político, económico y social). Por lo tanto, las acciones que se escojan afectarán a otros de forma similar.

Esto también se conoce como una reacción en cadena. Debido a que se trata de un efecto acumulativo, precedido por un suceso inicial que desencadena en otros acontecimientos similares. Y hay que tener claro que realizar una acción (por muy simple que sea) puede afectar a una gran cantidad de personas.

Por lo tanto, es muy importante tener cuidado con las palabras o acciones que se realizan. Para evitar un efecto dominó que traiga consecuencias negativas para las personas que te rodean.

Efecto dominó global

El efecto dominó de estas características es de gran impacto en el mundo porque involucra todos los acontecimientos realizados por distintos factores:  la política, economía, la sociedad, las instituciones, etc.

Por lo tanto una toma de decisión puede afectar a muchas personas, creando una cadena de sucesos que pueden ser positivos o negativos. Es por ello que el efecto dominó puede traer ventajas o desventajas para las personas o un país. Y dependiendo de cómo «se aplique» puede resultar positivo para algunos y todo lo contrario para otros.

Aplicar de forma positiva el efecto en cuestión

Un concepto erróneo que tienen las personas sobre el efecto dominó es que tiene que ser algo obligatoriamente negativo. Esto no tiene que ser así. Ya que si se elige con cuidado la acción que se va a realizar, el efecto, puede resultar beneficioso para todas las personas involucradas.

Por lo tanto es muy importante priorizar tus proyectos y tareas de forma cuidadosa. Ejecutándolas de manera ordenada para que generen un efecto dominó positivo y no negativo.

¿Cómo utilizarlo para nuestro beneficio?

Para utilizar el efecto dominó para nuestro beneficio hay que considerar ciertas cuestiones de interés. Lo principal antes de realizar una acción determinada, es encontrar la primera ficha que desencadenará una serie de sucesos.

En ese caso, deberás plantearte cuál es la tarea que debes ejecutar primero. Porque al completarla te ayudará a realizar de forma más eficiente el resto de las cuestiones. Y te permitirá completar tus proyectos de forma más fácil. Por ello es importante que te planifiques correctamente.

Otro aspecto que debes tener en cuenta es disfrutar del presente. Porque ser feliz te permite tomar buenas decisiones y crear un beneficioso efecto dominó.

El último aspecto que se puede indicar es aprovechar la etapa de la vida en la que te encuentras. Ya que todo tiene su momento y debes tomar las decisiones correctas para que tengas un mejor futuro.

A continuación se citan algunos ejemplos:

  • Cambiar tus hábitos alimenticios creará un efecto dominó positivo. Ya que no tendrás sobrepeso y te verás mejor físicamente. Acarreando una mejor autoestima y un mejor estado de salud.
  • Escoger la profesión que te apasiona será de gran provecho para tu futuro. Porque harás las cosas con dedicación y vocación, y el valor que aportes será indescriptible.
  • Ahorrar continuamente y no malgastar el dinero también creará un efecto dominó positivo, ya que podrás tener en el futuro una solvencia económica que te permitirá cumplir con todos tus objetivos.