¿Qué es la motivación y por qué es tan importante?

-¿Qué es la motivación y por qué es tan importante?- es un artículo que muestra un equipo de remeros
Presentamos un texto que habla de qué es la motivación y por qué es tan importante, porque, para dar lo mejor de ti tienes que estar motivado;al igual que las personas de las que puedes depender en el terreno laboral…

En el siguiente texto hablaremos de qué es la motivación y por qué es tan importante. Lo haremos en base a dos perspectivas, una será la que tenga que ver con la actitud de cada persona a la hora de afrontar las situaciones personales. Y otra, con la influencia que ejercen determinadas personas sobre otras…

La Motivación es la fuerza que impulsa a las personas para la realización de cualquier acción, tras el surgir de una necesidad. Y se define como un proceso interno que inicia, guía y mantiene la conducta.

Ésta es esencial si quieres satisfacer algún tipo de necesidad, y no se puede olvidar su importancia a la hora de querer alcanzar determinados objetivos. Porque cualquier objetivo se puede convertir en una tarea casi imposible de realizar si no se goza de la correspondiente motivación.

Tanta es la pereza o el agobio que te puede entrar estando desmotivado que las ganas, las ideas, proyectos o retos los puedes abandonar sin pensarlo. Ignorando el arduo trabajo que te ha costado llegar hasta donde estás.

Por ejemplo, tener empleados a tu cargo es una responsabilidad muy grande, y hay que saber tratar respetuosamente a los compañeros y subordinados porque sin la motivación de ellos no producirás satisfactoriamente.

Y si hablamos de la motivación personal nos referimos a un asunto extremadamente delicado, porque, sin este impulso, lo único que te pasaría es que no tendrías ganas de vivir. Por consiguiente hay que tratar con delicadeza el tema, pues, además de que entra en juego la salud de las personas, la vida de quien esté desmotivado también corre peligro.

La motivación en el terreno personal

Según dicen los expertos comprenderemos mejor «a la motivación» si conocemos las necesidades humanas.

Necesitar «algo» significa que careces de «algo» que te hace falta. Por consiguiente, querer satisfacer cierta necesidad es lo que te empuja a luchar por ella. Y aquí es donde entra en juego la motivación.

Las personas nos planteamos satisfacer las necesidades de carácter superior a medida que vamos satisfaciendo las de orden más básicas. Es decir, por regla de oro tenemos que empezar a satisfacer las necesidades más imprescindibles, ya que sin ellas no podríamos vivir. Si, me refiero a las necesidades fisiológicas (comer, beber, abrigarse, etc.)

Una vez estas satisfechas otro impulso nos precederá para seguir prosperando 🙂

Querremos aumentar la seguridad de nuestro entorno, relacionarnos más para sentir aceptación y afecto. Proseguiremos con el aprecio, las amistades, el reconocimiento… En fin, que la motivación nos empujará para satisfacer las necesidades que se presenten y para que podamos seguir progresando… Hasta alcanzar el bienestar soñado.

La motivación en el terreno profesional

No sentir afecto ni cordialidad en los entornos laborales repercute muy negativamente en la productividad del trabajador. Por ello, si tienes trabajadores a tu cargo te vendrá bien leer lo que seguidamente expondré.

No te puedes imaginar lo que producirá un trabajador si:

  • Delegas autoridad y responsabilidad en él
  • Le comunicas lo que se espera de su labor
  • Reconoce sus méritos
  • Si le das la posibilidad y los medios con los que pueda conocer sus avances
  • Haces que participe en las decisiones (permitiéndole mostrar su opinión)
  • Facilitas la formación y su desarrollo personal
  • Si la remuneración y la promoción se corresponden con los méritos

En cambio si optas por ser un líder autoritario tomando las decisiones sin consultar ni dar explicaciones a los empleados, ten en cuenta que el desequilibrio en tu empresa o sección de mando formarán parte de la rutina. Por lo que se verá afectada la producción.

Si eres un trabajador y gozas de un gran ambiente de trabajo, chapó. Y si por el contrario tus mandos o supervisores son unos tiranos o maleducados, ni caso (el consejo que te puedo dar es que leas este artículo).

Espero que te haya quedado claro qué es la motivación y por qué es tan importante. Ya que, como decimos, la motivación es la fuerza que inicia, guía y mantiene la conducta.

Y si tenemos en cuenta que nos definimos por las acciones… no hablamos de cualquier cosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *